Valorar la eficacia del sorbato potásico en la conservación de la leche de transición en cuatro situaciones reales de granja

El calostro contiene gran
cantidad de inmunoglobulinas esenciales para transferir la inmunidad pasiva a las
terneras (Gooden, 2019). Las 4Cs del calostro y la calidad microbiológica
(Morril y col, 2012; Phipps y col., 2016), son aspectos clave que hemos incorporado
en los últimos años para mejorar el encalostrado.

Sin embargo, nos
hemos focalizado quizás demasiado en las primeras 24 horas de vida, olvidándonos
de la importancia de continuar administrando leche de transición (LT) durante
los primeros días de vida. La LT contiene todavía niveles elevados de inmunoglobulinas
y sustancias bioactivas como citoquinas, oligosacáridos, hormonas (IGF I y II,
prolactina, etc.), etc. que juegan un papel importante en el desarrollo y la
inmunidad a nivel intestinal. De hecho, distintos estudios han demostrado como continuar
alimentando con calostro o leche de transición da lugar a mayor desarrollo de
las vellosidades intestinales (Pyo y col., 2020; Roffler y col., 2003), mayor
salud y crecimiento (Van Soest et al., 2022; Kargar y col., 2021; Conneely et
al., 2014).

Para poder alimentar
a las terneras con esta LT, nos enfrentamos al problema del manejo y
conservación. Y es que con la LT nos encontramos con un riesgo de contaminación
similar al del calostro (Denholm y col., 2022). El sorbato potásico es uno de los
conservantes más frecuentemente utilizados en la bibliografía para la
conservación del calostro, minimizando la multiplicación bacteriana, preferiblemente
en condiciones de refrigeración (Steward y col., 2005; Denholm y col., 2022). Sin
embargo, no disponemos de estudios sobre su uso con LT bajo condiciones de
refrigeración reales a nivel de granja, ni sobre la posible repercusión sobre
la inmunidad lactogénica.

Objetivo

El principal objetivo del estudio fue evaluar el uso del sorbato
potásico como conservante de la LT (segundo o tercer ordeño), bajo las
condiciones de refrigeración de las neveras de granja. Esta estrategia
facilitaría extender durante más días la alimentación con LT de las terneras,
con los consiguientes beneficios esperados a nivel de salud y crecimiento.

Materiales
y métodos

Se incluyeron en el
estudio cuatro ganaderías lecheras de Galicia que disponían de una nevera en la
granja y vacunaban a las vacas secas frente a rotavirus, coronavirus y E.
coli
(Bovilis ® Rotavec® Corona). Cada ganadería incluyó en el
estudio LT de segundo o tercer ordeño de dos vacas. En cada caso, tras el
ordeño en una cántara individual, se rellenaron dos envases de 2 litros para
colocarlos inmediatamente en la nevera de la granja. A uno de los dos envases
se le añadió 20 ml de una solución de sorbato potásico (K); permaneciendo el
otro envase como control (C).

Para monitorizar el resultado analizamos la evolución de: 1) calidad
microbiológica y 2) calidad inmunológica general y específica frente a rotavirus,
coronavirus y E. coli, en ambos envases (C y K).

Desde el día del ordeño y durante los siguientes tres días se
tomaron dos muestras diarias de cada uno de los envases de la nevera en tubos
estériles, para el análisis microbiológico (recuento en placa de
microorganismos a 30ºC-ISO 4833-1 y de coliformes a 30ºC-ISO 4832, en el LIGAL)
e inmunológico (ELISA-IgG BIO-X; BIO K126 Rotavirus Bovino, BIO K295 E. coli
k99 y BIO K392 Coronavirus bovino, en el Laboratorio de Soluciones
Diagnósticas de Boxmeer, Holanda).

Además, a fin de evaluar el
funcionamiento de la nevera de la granja colocamos un termómetro (Testo 175T2) que
registró la Tª de la nevera y la leche de ambos envases cada 5’ durante los 3
días de seguimiento.

Resultados
y discusión

Respecto a la calidad microbiológica, mientras
que en los envases C los recuentos se incrementaron exponencialmente con el tiempo
(RT
4,54; 5,04; 5,34 y
5,61
log10 cfu/mL; CT 1,49; 2,44;3,26 y
3,64 log
10 cfu/mL); en los envases K prácticamente no hubo multiplicación.

Se
identifican dos factores relevantes. Por un lado, un claro “factor nevera”, presente
principalmente en las muestras control, presentando las dos neveras con menor
velocidad de enfriamiento, todas sus muestras muy por encima de los requisitos
mínimos de calidad microbiológica a pesar de que las cargas iniciales eran
bajas. Por otro lado, la “carga inicial de la muestra”, independientemente del
tipo de envase, lo que confirma la importancia del ordeño y recolección
higiénica; y corrobora que el sorbato potásico limita el crecimiento
bacteriano, pero no lo reduce.

Respecto
a la calidad inmunológica, el uso del conservante no penalizó el contenido IgG totales,
ni las IgG específicas, de modo que el sorbato potásico no interfiere con la
inmunidad lactogénica de la vacunación frene a la diarrea neonatal.

Conclusiones

Este estudio confirma que
el almacenamiento en nevera de la LT con sorbato potásico, en condiciones
reales de granja, puede facilitar continuar alimentando con LT a la ternera durante
los primeros días de vida, evitando la contaminación microbiológica y
favoreciendo los beneficios de la inmunidad lactogénica a nivel de salud y
desarrollo de la ternera.

  • vetoquinol
  • analítica veterinaria
  • delaval
  • innogando
  • Secure Cattle
  • hifarmax
  • DML Datamars Livestock
Logo Anembe

Contacto

+34 985 208 316
+34 985 964 569

Horario de atención de Secretaría:

Mañanas de Lunes a Viernes de 10:00 a 13:00h.
Tardes Martes y Jueves de 17:00 a 20:00h.

Translate »