Uso de la termografía infrarroja para la detección de lesiones podales en vacas

Las enfermedades podales tienen una importante repercusión negativa en el ganado de vacuno lechero y conlleva cuantiosas pérdidas económicas asociadas al descenso en su producción y en su capacidad reproductiva. Por ello, estas alteraciones son una de las principales causas de eliminación prematura de animales en una explotación. Su importancia económica se atribuye al elevado coste que supone el tratamiento y control, la disminución de la capacidad reproductiva y de la producción láctea, el desecho de los animales que la padecen, así como el descenso del valor de la canal de las vacas cojas. Esta enfermedad implica dolor y cambios en la locomoción, por lo que afecta a la salud de los animales y es necesario tenerla en cuenta para mantener el bienestar. El objetivo de este estudio fue determinar si existían diferencias de temperatura entre pezuñas sanas y aquellas en las que se diagnosticaron patologías podales. Para ello, se registraron las temperaturas de las patas anteriores y posteriores de 68 vacas holstein mediante termografía infrarroja. Se tomó la temperatura a nivel de la banda coronaria, cara plantar de la cuartilla (CPC), pared y suela de la pezuña, y se determinó el tipo de lesión podal existente. Mediante curvas ROC se estableció la temperatura de corte a partir de la cual se clasificarían las pezuñas como sanas o patológicas. Para estas temperaturas de corte se determinó la prevalencia, sensibilidad y especificidad. Se utilizó el nomograma de Fagan para evaluar si la termografía aumentaba la probabilidad diagnóstica de las lesiones podales frente a la observación visual. Por último, se calcularon las temperaturas medias para cada lesión diagnosticada. 

En cuanto a la dermatitis digital, se observó que la temperatura media a nivel de la banda era de 27,6±0,8ºC y de 28,9±0,6ºC en la CPC. Respecto a la hemorragia de la suela, el resultado fue de 18,5±7,1ºC y 20,6±5,5ºC en banda y cuartilla, respectivamente. En la úlcera típica se midió una temperatura de 30,1±1,2ºC en la banda coronaria y 31,3±1,2ºC en la región plantar de la cuartilla. En la enfermedad de la línea blanca se registró una temperatura de 27,9±0,9ºC en banda y de 28,9±0,1ºC en la cuartilla. Por otro lado, se observó que en el flemón interdigital, la temperatura en la zona de la banda coronaria fue 32,5±0,5ºC mientras que para la CPC fue de 31,4±1,4ºC. Para la úlcera de punta se obtuvo una media de 31,2±1,2ºC y 29,1±2,0ºC en banda y cuartilla, respectivamente. Por último, en el caso de la úlcera de talón y el absceso de pared solo encontramos un caso de cada patología en las vacas estudiadas; se registró una temperatura de 28,4ºC en la banda y de 24ºC en la cuartilla en el primer caso, y de 29,6ºC en banda y de 26,4ºC en la cuartilla para la segunda patología. Respecto a las distintas localizaciones anatómicas evaluadas mediante termografía, se puede concluir que tanto la banda coronaria como la CPC son regiones aptas para evidenciar cambios térmicos. Sin embargo, la banda coronaria, al estar recubierta de escasa cantidad de pelo representará de forma más efectiva las modificaciones de temperatura que ocurran en la pezuña, además de ser una zona más accesible para tomar las imágenes con la cámara termográfica. El presente estudio mostró que existen diferencias termográficas entre patas sanas y enfermas, independientemente del tipo de lesión podal presente. Por tanto, la termografía infrarroja puede proponerse como una herramienta de apoyo para el diagnóstico precoz de lesiones podales, las cuales tienen una gran repercusión sobre la economía de las explotaciones de vacuno lechero.

  • vetoquinol
  • analítica veterinaria
  • delaval
  • innogando
  • Secure Cattle
  • hifarmax
  • DML Datamars Livestock
Logo Anembe

Contacto

+34 985 208 316
+34 985 964 569

Horario de atención de Secretaría:

Mañanas de Lunes a Viernes de 10:00 a 13:00h.
Tardes Martes y Jueves de 17:00 a 20:00h.

Translate »