Importancia de las infecciones mixtas en terneros neonatos con diarrea del noroeste de España

La diarrea neonatal del ternero es la principal causa de mortalidad en terneros menores de 30 días de vida, generando notables pérdidas económicas en las explotaciones afectadas. Su abordaje clínico es complicado al tratarse de un proceso multifactorial y plurietiológico; así, se ha comprobado que diversos agentes bacterianos, víricos y parasitarios pueden estar implicados en su aparición. La mayoría de los estudios sobre este proceso suelen centrarse en un único enteropatógeno, aunque se ha demostrado que, en general, los brotes son el resultado de infecciones mixtas, que además dan lugar a signos clínicos de mayor gravedad. Por lo tanto, ante la aparición de un brote, la identificación de todos los agentes implicados es de suma importancia para implementar las medidas de control más adecuadas, incluyendo los tratamientos específicos. Sin embargo, los paneles diagnósticos de rutina empleados en la mayoría de los laboratorios tan sólo incluyen los cuatro enteropatógenos más comúnmente asociados al proceso (Escherichia coli enterotoxigénica, Rotavirus A bovino, Coronavirus bovino y Cryptosporidium parvum), sin tener en cuenta otros patotipos diarreagénicos de E. coli, Salmonella spp., Giardia duodenalis, Eimeria spp. y virus emergentes, como los Torovirus, Norovirus y Nebovirus bovinos. Además, conocer las co-infecciones más frecuentes resulta esencial para determinar la existencia de interacciones sinérgicas o antagónicas entre los agentes implicados. Por todo ello, el objetivo de este estudio fue conocer la importancia y composición de las infecciones mixtas en terneros diarreicos neonatos del noroeste de España.
Para ello, se recogieron 420 muestras fecales de terneros menores de un mes con diarrea en granjas del noroeste de España, en las que se determinó la presencia de 13 enteropatógenos diferentes. Primeramente, dichas muestras se cultivaron en medios selectivos para aislar E. coli y Salmonella spp. A continuación, para identificar la presencia de patotipos diarreagénicos de E. coli, se efectuó una qPCR para detectar ocho factores de virulencia, mientras que el aislamiento de Salmonella spp. se confirmó empleando una prueba comercial de antisuero aglutinante. Por su parte, Rotavirus A, Coronavirus, Torovirus, Norovirus y Nebovirus se detectaron directamente a partir de las muestras fecales mediante qPCR. Finalmente, se empleó la inmunofluorescencia directa para identificar los ooquistes de C. parvum y los quistes de G. duodenalis, mientras que los ooquistes de Eimeria spp. se evidenciaron mediante la técnica de flotación.
Nuestros resultados confirman que los brotes diarreicos en terneros neonatos son, en la inmensa mayoría de las ocasiones, la consecuencia de infecciones mixtas, pues en el 82,1% de las muestras analizadas se detectaron al menos dos patógenos. La importancia de estas co-infecciones se incrementó con la edad; así, fueron especialmente frecuentes en los animales de tres (94,3%) y cuatro (95,7%) semanas de edad. Se identificaron 172 combinaciones de patógenos constituidas por hasta siete agentes diferentes, siendo las integradas por dos (27%), tres (33,6%) o cuatro (21,4%) enteropatógenos las más frecuentes. En cuanto a la composición de las combinaciones identificadas, las más abundantes estaban integradas por uno o varios virus y C. parvum (20,9% del total de infecciones mixtas). Así, Norovirus, Rotavirus A y C. parvum constituyeron la combinación más frecuente en este estudio, y junto con Nebovirus formaron la tercera co-infección más abundante; esta frecuente asociación entre los agentes víricos, especialmente Norovirus y Nebovirus, y C. parvum podría deberse a una acción inmunosupresora de los virus que permita un óptimo desarrollo del ciclo de este protozoo. En el caso de los calicivirus, esta hipótesis se vería apoyada por resultados previos que muestran que su prevalencia es elevada en animales sanos. Finalmente, todos los enteropatógenos detectados formaron parte de infecciones mixtas en más de un 85% de los casos, aunque es especialmente destacable el caso de Torovirus, que se detectó exclusivamente en co-infecciones, así como Nebovirus y G. duodenalis, que se encontraron en combinación con otros agentes en un 98,9% y 98,6% de los casos, respectivamente.
Teniendo en cuenta que la mayoría de los análisis que se realizan en los laboratorios sólo incluyen cuatro enteropatógenos, la gran diversidad de combinaciones detectada en este trabajo indica que, con frecuencia, el diagnóstico etiológico de los brotes de diarrea neonatal es incompleto. Por ello, nuestros resultados muestran que es recomendable ampliar los paneles diagnósticos de rutina para incrementar su fiabilidad y mejorar, de este modo, el diagnóstico etiológico de los brotes de diarrea neonatal. No obstante, para optimizar las estrategias de control que se aplican en las explotaciones, es igualmente importante la realización de una buena anamnesis que permita detectar otros factores dependientes del animal o el ambiente que pueden resultar determinantes para la aparición de este proceso.

  • vetoquinol
  • analítica veterinaria
  • delaval
  • innogando
  • Secure Cattle
  • hifarmax
  • DML Datamars Livestock
Logo Anembe

Contacto

+34 985 208 316
+34 985 964 569

Horario de atención de Secretaría:

Mañanas de Lunes a Viernes de 10:00 a 13:00h.
Tardes Martes y Jueves de 17:00 a 20:00h.

Translate »